Queremos caminar a tu lado mucho tiempo, por eso te ofrecemos la posibilidad de revisar periódicamente las acciones recomendadas y/o implantadas en tu empresa.

Objetivos:

  • Garantizar la continuidad del proyecto.
  • Establecer hitos claros e indicadores del rendimiento medibles para garantizar que se cumplen los objetivos establecidos.
  • Organizar revisiones formales del proyecto de forma periódica. Por ejemplo, fijar reuniones al final de cada etapa de desarrollo del proyecto y, después, reuniones mensuales durante el primer año de funcionamiento del mismo.
  • Realizar un análisis de los resultados reales para mejorar la eficacia de la planificación. Si los resultados no cumplen con las expectativas, es más fácil corregir el problema en los primeros meses de funcionamiento.
  • Establecer planes para acelerar la finalización de las tareas retrasadas o reconducir las tareas que se han desviado del objetivo establecido.