En numerosas empresas, con el fin de motivar a los equipos y reducir el absentismo, están tomando medidas tendentes a un mayor equilibrio del empleado en su entorno laboral pero también personal.

Podemos afirmar que uno de cada tres europeos padece enfermedades relativas al estrés laboral. Si trabajar con estrés o desmotivado hiciera que las personas fueran más productivas, podría ser admisible que las empresas no actúen, pero por desgracia sucede lo contrario: una persona estresada trabaja menos, peor, y encima tiene un mayor riesgo de contraer enfermedades.

¿Qué pueden hacer los Directores de RR.HH. para solucionar estos problemas?

Señalaremos sólo algunos ejemplos que iremos desarrollando en función de la empresa, del sector, del número de empleados, de la edad media de la plantilla, del tipo de actividad desarrollada, del entorno laboral… etc.

En función del resultado del estudio, se propondrán diferentes herramientas con una finalidad clara y objetiva: incrementar la productividad de la empresa y con ello el compromiso percibido por el empleado y la retención del talento.

Como propuestas genéricas podemos destacar:

  1. Planes de salud
  2. Planes de Igualdad
  3. Consultoría
  4. Formación
  5. Análisis del entorno laboral
  6. ¿Eres una empresa saludable?
  7. Análisis 360º
  8. Posibles certificaciones
  9. Gestión del tiempo
  10. Salario emocional y cómo se percibe
  11. Análisis del grado de felicidad de la plantilla
  12. Valores de la compañía que quieres resaltar
  13. Gestión del estrés